NADIE DIJO QUE EL CAMINO FUERA FÁCIL

Bajo la mirada maternal de la Virgen de la Victoria, patrona de Málaga, hemos emprendido nuestra ruta desde el monasterio de San Xoan de Poio a  Ribadumia. Nadie dijo que el Camino sería fácil. Hoy el Hermano Sol y la Hermana Madre Tierra han sido un signo de esta senda de la vida en la que aparecen dificultades. 

Pero ¡qué alegría se experimenta al llegar a la meta donde se aprende a valorar las pequeñas cosas de la vida!

Finalizaremos nuestra jornada con la Misa del Peregrino donde encontraremos el descanso y la llama que enciende el corazón con Jesús Eucaristía.

Ver momentos especiales.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Imprimir
Últimas entradas

¿UNA PARTIDA DE BINGO?

Estas semanas hemos jugado a este clásico juego que todos conocemos, pero de una manera diferente y ¡muy divertida! La seño no nos decía los

Leer más »
Categorias