COMPARTIR EL CAMINO

Después de vivir nuestra primera Eucaristía como peregrinos y encontrarnos con el Señor Jesús que es compañero en nuestro camino, comenzamos nuestra segunda ruta: Ribadumia-Vilanova de Arosa.

A lo largo del día, nuestra mochila se ha ido llenando de experiencias: estar alegres ante las adversidades, aprender a priorizar, ayudar al que se viene abajo,  entregar lo poco que nos queda, irradiar esperanza, dar ánimos… y, sobre todo, compartir el camino con personas que no conocíamos y que se vuelven rostros amigos. Descubrimos que esta superación, a pesar del cansancio, nos lleva a salir de nosotros mismos y nos hace crecer.  Esta tarde después de acompañar una imagen del  apóstol Santiago en procesión, compartiremos la Mesa de la Eucaristía. 

Y al final de la noche, un concierto en este pueblo de Vilanova de Arosa que nos acoge.  

Ver momentos especiales.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Imprimir
Últimas entradas

¿UNA PARTIDA DE BINGO?

Estas semanas hemos jugado a este clásico juego que todos conocemos, pero de una manera diferente y ¡muy divertida! La seño no nos decía los

Leer más »
Categorias